Internos y subjetivos, ellos son resultado de los principios transformando la conducta de la persona a partir del conocimiento, el deseo de hacerlo y la buena práctica. Representan aquello que sentimos con más fuerza y que orienta y gobierna nuestra conducta. Involucran la ética, la moral y el sistema de creencias. Fundamentados en la Biblia encontramos algunos enunciados en Gálatas 5:22, 23. En Funeducar reconocemos que el valor tiene pertinencia eterna y se fundamenta en la reconciliación con Dios.
Institucionalmente, como marco moral, los valores guían el buen desempeño de las prácticas en las organizaciones, y en el mismo camino contribuyen al desarrollo de la calidad total de las mismas. Algunos de los más reconocidos son: 1) el respeto; 2) la lealtad; 3) la honestidad; 4) la solidaridad; 5) la puntualidad; 6 ) el orden; 7) la igualdad; 8) la transparencia; 9) el compromiso; 10) la responsabilidad; 11) la comunicación; 12) la cooperación; 13) la disciplina: 14) la antigüedad; 15) lo útil, la utilidad); 16) el cambio; 17) el rendimiento; 18) la adaptabilidad; 19) la iniciativa; 20) la creatividad e innovación; 21) la autonomía; 22) la diversidad; 23) la equidad; 24) la confianza; 25) la continuidad y constancia; y 26) la participación. Funeducar adhiere a esta gama de valores añadiendo también: conocimiento, amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza, amabilidad, fidelidad, humildad, dominio propio, misericordia, gracia y perdón, verdad, justicia, administración,  colaboración, creatividad, proactividad, flexibilidad, unidad, oración, eficacia, eficiencia, excelencia, calidad, seriedad, coherencia, empatía, piedad.


Leave a Comment